Familias Resilientes

Familias Resilientes
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
Compartir en print
Imprimir

Mtra. Claudia Orozco Galindo

La resiliencia es la capacidad de renacer,

de desarrollar una vida interesante y positiva

a pesar de haber tenido que afrontar situaciones perjudiciales.”

– Micheal Delage

Una cosa tenemos por cierta en la vida: siempre va a haber adversidad. Las personas tenemos cierto grado de flexibilidad ante esta adversidad.

En la medida en que nos adaptemos a lo adverso, seremos más resilientes; es decir, podremos funcionar mejor a pesar de las dificultades propias de nuestra existencia.

Cuando las personas, integrantes de la familia, cuidan a los miembros de la estructura familiar, hablamos de que las estructuras familiares son más resilientes. 

Familias Resilientes

Conoce más de nuestro Diplomado en línea: Resiliencia Familiar para superar desafíos.

¿Qué es cuidar?

Hay una raya muy delgada entre la sobreprotección y el cuidado.

La primera es, más bien, una disfunsión basada en la falta de confianza en el otro que lleva a la incapacidad para desarrollar la autonomía en los miembros de la estructura familiar que son más vulnerables. Definitivamente las familias sobreprotectoras, no practican la resiliencia; son más bien sistemas cerrados que no se adaptan ante la adversidad. 

El cuidar a los miembros de la familia es enseñarlos, a partir de un ejemplo preciso, que la flexibilidad es posible. Un sistema familiar abierto es aquel que está dispuesto a aprender del medio, pero también que está al pendiente de cerrarse cuando la adversidad del entorno es demasiada. Se cierra para cuidar a sus miembros.

Un sistema familiar resiliente está caracterizado por tener una cohesión en sus relaciones y un posicionamiento claro de los roles y las funciones; es decir, los papás ejercen su papel de disciplina, cuidado y enseñanza; y los hijos disfrutan de su etapa, aprendiendo y desarrollando su máximo potencial. 

Una familia que lleva a cabo los factores de protección trabajará en su día a día para hacer que cada uno de los miembros de la familia se sienta perteneciente a ésta y les dará su espacio para que se desarrollen y crezcan. 

Las relaciones de este tipo de familia se basan en un apego de buena calidad que se ve reflejado en una relación segura hacia adentro de la familia y hacia afuera de ésta. 

En cambio, los sistemas familiares caracterizados por una rigidez y una disfunción global no cultivan la resiliencia ni en lo individual, ni en lo grupal.  Más bien, son familias donde reina la confusión de vínculos y las relaciones son poco solidarias. No son capaces de sostener a los miembros de la familia, ni contenerlos en momentos de estrés. Las familias de este tipo, en lugar de ayudar a construir, destruyen.

Lograr pasar de ser un sistema cerrado a un sistema abierto requiere de gran esfuerzo, consciencia, madurez y, por qué no, de acompañamiento familiar para lograr que los miembros y el sistema mejoren.  No es imposible, pero sí cuesta mucho trabajo, el cual solo es sostenido por el amor de la familia.

Te invitamos a conocer nuestro curso de Resiliencia Familiar haciendo clic aquí. Descubrirás las herramientas para afrontar las adversidades de la vida personal y familiar, a través de la plataforma de edX.

Maestría en Ciencias de la Familia para la Consultoría

Sigue leyendo

Solicita informes